Logotipo

Blog

Imagen de la noticia People4 y Gisele García, coach ejecutiva, trabajan en programas de liderazgo para Acción Contra el Hambre en África
30 de diciembre de 2020 Sin categorizar

People4 y Gisele García, coach ejecutiva, trabajan en programas de liderazgo para Acción Contra el Hambre en África

Cada continente, cada país y cada cultura marcan las características de la forma de vivir, pensar y trabajar de los habitantes de cada territorio. No es lo mismo hablar del mercado laboral, el funcionamiento de las empresas y la forma en la que trabajan los profesionales en España que en África. En People4 conocemos bien el continente africano.

Hoy hablamos con Gisele García, coach ejecutiva con más de 20 años de experiencia en dirección de negocios y 13 años acompañando a empresas, directivos y profesionales para su continua mejora como personas y equipos de trabajo mediante el Coaching y el Mentoring.

Gisele es colaboradora permanente en People4. En este caso, contamos con ella para nuestra labor en África donde trabajamos con programas de Liderazgo para la ONG Acción Contra El Hambre.

¿Cuál es el contexto con el que os encontráis en el continente africano?

Gracias a Sandra tengo la suerte de colaborar con Acción contra el Hambre en Niger, Mali, Mauritania y Senegal. El contexto es lo primero que tenemos en cuenta a la hora de trabajar en estos países. Nos encontramos con una gran diversidad de nacionalidades, culturas, religiones, con países poco seguros, con niveles de pobreza elevados y con muy pocos recursos disponibles en comparación con cualquier otro país occidental.

Las ONGs, como las empresas en general, contratan a profesionales, médicos, sanitarios, ingenieros, financieros y toda persona experta en su campo. Se supone que saben hacer su labor y no requieren de formación más allá de su conocimiento experto. Sin embargo, las llamadas soft skills, tales como el liderazgo, las relaciones con colaboradores, el desarrollo y cuidado del talento, la evolución de las competencias, la comunicación y la gestión de la motivación, del cambio y de los conflictos, entre otros, se quedan en un segundo plano.

En estos países, hasta ahora, no se ha hecho hincapié en esas habilidades en el mercado laboral y como resultado se dan estilos de liderazgo muy diversos en función de cada cultura. En este caso, Acción contra el Hambre apuesta por dar valor a los mandos intermedios, directivos y a los jefes de proyectos.

Sandra que acompaña a ACH desde hace años, tiene claro lo que necesita. Junto a ella diseñamos Programas de fortalecimiento del Liderazgo personalizados con coaching grupal. No se trata de imponer un estilo de liderazgo, ni de imponer técnicas sino que tratamos de acompañarles en la reflexión sobre las mejores prácticas, que entiendan las consecuencias del trato con los empleados en función del estilo de liderazgo que aplican o que se replanteen las creencias que tienen sobre los empleados, entre otras muchas cuestiones. Esto es, el objetivo de nuestra labor es que los líderes mejoren la toma de conciencia de los cambios que son necesarios para liderar equipos y personas con responsabilidad, transparencia, confianza y compromiso. Se trata de elevar el auto-liderazgo para liderar mejor a otros.

¿Por qué es importante esta labor? ¿Cuáles son sus beneficios?

Para mí, que he sido directora ejecutiva desde la edad de los 26 años, es crucial disponer de recursos para gestionar personas. Recoger recursos personales de inteligencia emocional, de comunicación asertiva o de gestión de la motivación para poder llevar un equipo a la máxima eficiencia global.

Los beneficios son visibles desde la primera semana: en cómo se dan feedback, cómo se explica el para qué, en cómo se hacen las cosas, en cómo se genera un espacio para la innovación o anticipación de soluciones. Se nota sobre todo en que el “líder, “jefe”, deja de sentirse SOLO para sentirse arropado por todo un equipo.

Y eso, al final, se nota en la eficiencia global de la organización. Lo perciben la población para la que trabajan, los destinatarios de sus acciones y los propios participantes del programa.

Para mi, es vital que todo el que va a tener un equipo bajo su responsabilidad tenga que enfrentarse a estas preguntas:

  • ¿Cómo es un equipo ideal?
  • ¿Cómo vas a hacer para que el equipo que vas a tener sea ideal en menos de 6 meses gracias a tu impacto?
  • ¿Cuántos futuros líderes saldrán de tu equipo gracias a promocionar el talento de cada uno de los colaboradores?
COMPARTIR EN: