Logotipo

Blog

Imagen de la noticia Post-covid: ¿Es el momento de lanzar un nuevo negocio?
26 de julio de 2021 ActualidadEmpresas Etiquetas:

Post-covid: ¿Es el momento de lanzar un nuevo negocio?

Cinco de cada diez directivos apuestan por el desarrollo de nuevos negocios para crecer en la era postcovid, según refleja un reciente estudio. Las compañías ven en estos nuevos desarrollos la posibilidad de «aumentar su crecimiento orgánico, paliar los efectos de las disrupciones y adaptarse a las cambiantes necesidades de sus clientes y el propio ritmo del mercado”.

Hoy analizamos esta ola de innovación a la que se están sumando muchas compañías para hacer frente a este escenario sin precedentes, y lo hacemos junto con Verónica Soldano, experta en desarrollo de negocios y parte del equipo profesional de People4.

Nuevos negocios, nuevos productos o servicios como respuesta a la crisis económica causada por la COVID-19. ¿Por qué?

Este parón mundial, que ha durado casi año y medio y fue de un día para otro, unido a la disrupción tecnológica y los cambios en comportamientos e inquietudes de la sociedad, está provocando que gran parte de las empresas, de cualquier tamaño, se cuestionen sus modelos de negocio y su portfolio de productos o servicios, lo que les lleva a analizar la flexibilidad y agilidad que tienen para cambiar y adaptarse a este contexto. 

Otra variable relevante es la estructura financiera y económica de la empresa. Esta situación les ha llevado a revalorizar la necesidad de contar con un colchón de liquidez, unas reservas para imprevistos, para tener margen de maniobra y tiempo para reacomodarse, ser eficientes en la estructura de costes y contar con un portfolio de productos diversificado que les permita tener diferentes fuentes de ingreso

La situación ha acelerado los cambios de hábitos de compra y preferencias de los consumidores, afectando en mayor medida quienes tienen un negocio B2C. Sin embargo, la velocidad y la irrupción tecnológica llevarán a una digitalización de un gran número de procesos, de todas las empresas sin lugar a dudas, cada vez más pronunciada. Muchas empresas buscarán como salida el desarrollo de nuevos negocios.

Es importante distinguir el desarrollo del negocio que se genera por un crecimiento orgánico centrado en mejorar lo que hacemos actualmente, respecto al crecimiento basado en desarrollar nuevos negocios donde la estrategia es crecer haciendo algo diferente a lo que venimos haciendo. 

Muchas empresas nuevas fracasan, no es fácil iniciar nuevas empresas con éxito. ¿Por qué comenzar con algo nuevo si podemos reinventar algo en lo que ya tenemos experiencia? Comenzar de cero es más complejo. Otros clientes, otra competencia, otras reglas. Un negocio necesita de atención, aprendizaje y reajustes, tiempo de maduración. Generalmente son necesarios 3 años para que un negocio se asiente. Las estadísticas nos muestran una baja tasa de éxito para nuevos emprendimientos y, entre otros temas, influye la exigencia de rentabilidad rápida en un contexto complejo e hiper acelerado.

Coincido totalmente con la importancia vital en los negocios de “aumentar su crecimiento orgánico, paliar los efectos de las disrupciones y adaptarse a las cambiantes necesidades de sus clientes y el propio ritmo del mercado». Por ello es importante generar una mentalidad, una cultura de intraemprendimiento e innovación dentro de la organización

¿Es un buen momento para lanzar un nuevo negocio?

Siempre es un buen momento para lanzar un negocio. Pero no hay que lanzarse a ciegas o por un impulso emocional no maduro. Es fundamental tener clara la propuesta de valor, que lo que ofrecemos cubre una necesidad concreta o resuelve un problema real. Tiene que ser algo verdaderamente útil para alguien y este cliente debe estar dispuesto a pagar por ello, por el beneficio que le genera.

Las ventas son como la gasolina para un coche. Podemos tener el mejor F1, pero sin gasolina no irá a ningún lado. Por eso los clientes y las ventas son fundamentales y esto debe estar soportado en una cartera diversificada, buena gestión financiera, administración ágil y eficiente y un equipo ilusionado con el proyecto empresarial. Si las áreas no están equilibradas, el coche funciona con un motor a medio gas, y tarde o temprano, en un entorno exigente como el actual, aparece un servicio o proyecto que nos supera y corremos el peligro de desaparecer. Por eso es difícil si la persona que es dueña de una pyme o un profesional está sola. No podemos ser buenos en todo, pero sí podemos rodearnos de buenos colaboradores y asesores. Es necesario profesionalizar el espíritu emprendedor de miles de excelentes pymes o autónomos que se esfuerzan día a día para mantener o hacer crecer sus negocios. 

La necesidad de formación continua es indiscutible hoy en día. Todo cambia y cada vez evoluciona más rápido. Es vital mantenerse curiosos, despiertos, abiertos. Ningún negocio puede ser más grande que su dueño, por lo que la mentalidad es lo primero y más importante. En la medida que el CEO crece o evoluciona, la empresa lo acompaña.

El emprendimiento no es fácil por lo que hay que comenzar dando pasos pequeños, que den seguridad en un entorno de riesgo controlado. El árbol fue semilla antes de ser árbol. No hace falta comenzar ni por la gran empresa ni por la gran idea. El ser humano aprende por imitación y luego lo mejora. Tenemos que alimentar nuestra pasión por aprender, por tener mirada curiosa, ver lo que a otros resulta, copiar y mejorar. La copia ha tenido mala fama, pero es el método más natural: el mirar despierta nuestra imaginación y desarrolla nuestro potencial creativo.

10 claves para el lanzamiento de un nuevo negocio 

A quien se decida a lanzar un negocio le recomendaría ser realista, paciente y tener un plan. Es muy importante fundamentar con datos y números nuestra intuición. Dependiendo del negocio y el sector, será diferente lo que vamos a necesitar para que un negocio funcione. Antes de comenzar les invitaría a responder 10 preguntas:

  1. ¿Cuál es tu PROPUESTA DE VALOR? ¿Qué vas a vender?
  2. ¿Quiénes están solucionando esa necesidad o resolviendo ese problema hoy?
  3. ¿Te ves capacitado para cubrir esa necesidad o solucionar ese problema? ¿Por qué? ¿Eres lo suficientemente bueno? ¿Qué te diferencia del resto?
  4. ¿Quién es tu cliente objetivo? BUSCA UN NICHO, es más fácil llegar si haces foco. Especializarse, crear una metodología, procesos, entender mejor tu cliente, que necesita, que siente, cómo piensa, que problema tiene, que ilusiones, que miedos. Estas preguntas orientan tu propuesta hacia crear valor de verdad.
  5. ¿Cómo vas a llegar al cliente?
  6. ¿Cómo puedes comprobar la demanda lo más rápido y barato posible?
  7. ¿El mercado se está expandiendo? ¿Está alineado con las tendencias actuales?
  8. ¿Qué barreras de entrada tiene el negocio? ¿Qué podría ser una amenaza una vez creada la empresa? ¿Quiénes podrían transformarse en mis competidores?
  9. ¿Qué DINERO VAS A INVERTIR?
  10. ¿Con quién te podrías aliar para crear una sinergia potente? ¿Quién sería ideal para tu equipo? Piensa en gente que te complemente, que sepa hacer cosas que tú no sabes hacer.
COMPARTIR EN: